¿Cómo colaborar con IMPULSO CIUDADANO?

08/10/2009 Haciendo una aportación o donación a alguna de las campañas: - Tu aportación o donación nos permitirá hacer una campaña potente para hacer oír nuestra voz con toda la fuerza necesaria. Puedes aportar tu donación a nombre de la Asociación Impulso Ciudadano al número de cuenta 2038 8907 67 6000104946 Formando parte de la Entidad: - Necesitamos tu ayuda para llevar adelante ésta y futuras campañas, así como para desarrollar nuestra actividad de manera efectiva. Queremos que nos oigan, queremos que tengan en cuenta nuestra opinión. Asóciate a Impulso Ciudadano a través de info@impulsociudadano.org. Tu ayuda es imprescindible. Comentarios desactivados.
Share Button

Exhibir camisetas con alegorías al chavismo, mostrar fotos de otros compañeros separatistas posando con una bandera estelada hace unos días junto al presidente Nicolás Maduro en Caracas y levantar el puño en gesto de apoyo al régimen autoritario venezolano. Esa ha sido la estampa que nos han obsequiado los tres regidores que posee la CUP en el ayuntamiento de Barcelona durante el pleno municipal del día 28/04/17.

Los regidores de CUP en el ayuntamiento de Barcelona mostrando su apoyo al gobierno de Maduro.

La explosión de solidaridad hacia el chavismo se produjo a raíz de una solicitud del Partido Popular en la que se planteaba: “que el gobierno municipal promueva acciones para condenar la vulneración de los derechos humanos y la violencia en Venezuela y del régimen de Nicolás Maduro”.

Cabe añadir que la solicitud fue denegada en nombre del gobierno municipal por Jaume Asens, representante del partido de Ada Colau, Barcelona en Comú y Tercer Teniente de Alcalde. “No”, fue su respuesta.

El gobierno iniciado por Hugo Chávez en 1.999 acumula a estas alturas numerosos pronunciamientos en su contra y diversas condenas por su casi nula protección de los Derechos Humanos de la población de su país.

Desde el Alto Comisionado para los DD HH y el Relator Especial sobre la Tortura de la ONU, la Comisión Interamericana de DD HH de la OEA, Amnistía Internacional y Human Rights Watch hasta instancias catalanas de ese ámbito como el Institut Català de Drets Humans y el Institut Català Internacional per la Pau, órgano este último creado por el Parlament de Catalunya y con rango consultivo en materia de DD HH. Desde Reporteros Sin Fronteras y la Organización Internacional del Trabajo hasta la Internacional Socialista y el Parlamento Europeo. Hoy por hoy casi nadie tiene dudas acerca del carácter represor y violador de las libertades que posee el gobierno encabezado por Nicolás Maduro.

Es posible que algunos votantes de la CUP desconozcan la firmeza y lealtad con la que este partido ha venido defendiendo a la llamada Revolución Bolivariana a lo largo de estos años, pero ese apoyo es ya rutinario tanto en las instituciones donde estos tienen representación, Parlament de Catalunya y ayuntamientos, como participando en los actos de promoción del llamado “Socialismo del S.XXI” (denominación que el chavismo le da a su movimiento político) que periódicamente organiza el consulado de Venezuela en Barcelona. Existe un explícito y entusiasta respaldo por parte de algunos dirigentes cupaires. Y además la instrucción general proveniente del partido es oponerse a cualquier iniciativa que no sea para apoyar al régimen venezolano.

Entre los más destacados de esos defensores tenemos a Josep Manel Busqueta, ex-diputado de CUP en el Parlament de Catalunya, quien trabajó durante una temporada a las órdenes de Hugo Chávez en la sede del gobierno venezolano en Caracas. También encontramos a Gabriela Serra, activista de extrema izquierda de larga trayectoria y actual diputada en el Parlament de Catalunya, quien defendió ardorosamente al gobierno chavista durante su comparecencia ante la Comisión de Acción Exterior, Unión Europea y Cooperación de dicho parlamento celebrada el 04/07/2014.

Diputados Busqueta y Serra de CUP interviniendo en distintos actos a favor del Socialismo del S.XXI

Otra connotada admiradora del régimen venezolano es la igualmente diputada Anna Gabriel, quien viajó a Venezuela en el mes de diciembre de 2014 en un vuelo privado fletado por el gobierno de Maduro para participar en un encuentro de artistas, intelectuales y movimientos sociales, tal y como lo explicó la propia dirigente independentista en un artículo de su autoría.

Anna Gabriel, diputada de CUP, vistiendo una camiseta con “los ojos de Chávez”.

David Fernàndez, ex –diputado en el Parlament de Catalunya, es uno de los más entusiastas defensores del proceso chavista. Participó el 05/03/14 en el homenaje a Hugo Chávez organizado por el consulado de Venezuela en Barcelona y suele lucir camisetas con el anagrama “ojos de Chávez” que es un signo distintivo de los seguidores del fallecido presidente venezolano.

El ex-diputado David Fernàndez, de CUP, mostrando públicamente su apoyo al chavismo.

Como vemos, este partido independentista comulga con un sistema, con un modelo político, el “Socialismo del S.XXI”, cuyos resultados en Venezuela rayan en lo trágico.

La CUP reúne a admiradores de un gobierno, primero dirigido por Chávez y ahora por Maduro, que al día de escribirse estas líneas ha detenido a más de 1.500 venezolanos solo durante las dos últimas semanas. ¿Qé delito han cometido estas personas? Manifestarse en contra del terrorismo de Estado que el régimen ejecuta mediante los llamados “colectivos”, grupos armados auspiciados y financiados por éste, reclamar la liberación de los presos políticos, alzar la voz ante la falta casi total de alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad así como por la inseguridad personal rampante que solo en el año 2016 generó más de 28.000 asesinatos a manos de la delincuencia común. Por no hablar del uso abusivo de los recursos y medios de comunicación estatales para promover la opción política oficialista.

Los votantes de CUP, y los del resto de partidos independentistas, deberían considerar muy seriamente, a la luz de lo anteriormente expuesto, si vale la pena, si es moralmente aceptable, si consideran sensato, ir de la mano de un grupo de personas que comulgan abiertamente con un modelo tan retrógrado y bárbaro como ha demostrado ser la “revolución bolivariana”.

Los votantes de CUP, y los del resto de partidos independentistas, tendrían que detenerse a pensar si el fin justifica los medios. Si están dispuestos a correr el grave riesgo de seguir las estrategias de un partido que seguramente querrá replicar en Cataluña lo hecho por Chávez y Maduro en Venezuela, si tienen la oportunidad.

¿Creen que eso no sería posible? La misma incredulidad mostraban en su momento algunos venezolanos, cuando los exiliados cubanos radicados en su país advertía del inminente peligro siendo Chávez solo un incipiente candidato electoral. El resto es historia. Penosa historia.

La medida de las posibilidades de que en Cataluña pudiesen aplicarse políticas “filo-chavistas”, la podríamos extraer del férreo corsé, del duro condicionamiento que los diputados de la CUP han impuesto a Puigdemont a cambio de apoyarle para formar gobierno. Este podría ser un antecedente de lo que nos esperaría a los catalanes en ese tentativo nuevo país independiente al cual se aspira llegar con el chavismo-madurismo como socio y compañero de viaje.

Así que una vez sabido quiénes integran la CUP, ya conocido el modelo que tienen como referencia política, expuesto suficientemente el tema nadie podrá alegar luego desconocimiento ni excusarse en que le sorprendieron en su buena fe. Dime con quién andas…